Tribunal holandés dejó que familia que COMPRÓ NIÑA POR INTERNET se quede con ella

 

La bebé había sido ofrecida por su madre a unos belgas que la contactaron para que les alquilara el vientre, pero ella después vendió el bebé, por más plata, a la pareja holandesa.

La mamá de la niña, An Blomme, la había engendrado mediante fecundación in vitro con el ciudadano belga Bart Philtjens, quien está casado con una mujer estéril.

El tribunal de Utrecht (Holanda) consideró que la pareja holandesa, que ha criado a la pequeña desde su nacimiento, hace 3 años, debía continuar con ella.

 

El tribunal estimó que “Donna es una pequeña que necesita protección para crecer de forma adecuada. Para Donna, la relación más importante de su vida es con quienes la han criado, sus padres adoptivos. Nunca ha conocido a otros padres”.

Los jueces ni siquiera aprobaron un régimen de visitas para el padre biológico, pero sí han dado su visto bueno para que los servicios de protección de la infancia organicen un encuentro, además de ordenar a esos mismos servicios que vigilen durante un año la relación entre Donna y sus padres adoptivos, “porque parece que no son lo suficientemente conscientes de la historia particular que Donna les plantea como educadores”.

Bart Philtjens, en declaraciones que recoge la prensa belga, dijo
que estudia apelar a un tribunal superior porque considera el caso como un secuestro. “Esto representa que la venta de mi hija en Internet puede ser legalizada en un país europeo”, dijo.

Blomme sigue, según el diario belga La Derniere Heure, ofreciendo en Internet sus servicios como madre de alquiler. En ese país no es ilegal quedar embarazada para donar el bebé a otra familia, pero sí su comercialización.

Blomme recibió 15 mil euros por la niña

La historia comenzó en abril de 2004 cuando An Blomme se puso en contacto por Internet con Bart Philtjens y Geertrui Praet, la pareja belga que no podía tener hijos y que le iba a dar 8.000 euros por prestar su vientre.

En junio, quedó embarazada, pero en diciembre le dijo a la pareja por correo electrónico: “Por el estrés, he perdido al bebé”. Sin embargo, Blomme le vendió la niña a la pareja holandesa, Wim y Nathalie Janssen, por 15.000 euros. Al descubrir la mentira, la pareja belga intentó recuperar a la niña. Un juez belga les dio la razón, pero un tribunal superior suspendió la sentencia por considerar que la jurisdicción era de la justicia holandesa.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
PARA EL TIEMPO
BRUSELAS

FUENTE: http://www.eltiempo.com/vidadehoy/2008-05-13/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-4162117.html 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: